Leyendo Inteligencia digestiva (La Esfera de los Libros) me entero de que la capacidad de mi estómago de generar ácido clorhídrico puede llegar a niveles industriales, mi zumo gástrico puede disolver un trozo de metal, y el plástico en pocas horas. Me entero de que tenemos un “estado microbiano” inteligente con sus reglas y divisiones sociales en las entrañas.

“Por lo menos 400 cepas que necesitan comer y que producen sus subproductos beneficiosos o tóxicos y pueden ayudarnos a elevar nuestras defensas o bajarlas”. En su clínica de salud digestiva de Madrid y su consulta en Barcelona Matveikova enfoca los problemas digestivos con una visión holística.

Leer el resto de la entrevista