Lo que realmente nos empuja hacia la dieta es la idea, la decisión voluntaria y consciente. Pero a menudo ésta decisión es forzada y no coincide con la emoción, motivación, ilusión…. Los pensamientos y los sentimientos no siempre coinciden, verdad?

La experiencia de cualquiera privación ya es negativa por su naturaleza. Y si empiezas la dieta con un negativismo y un sufrimiento exagerado, entonces tenemos mayor probabilidad de un fracaso próximo.

Mucha gente concentra toda sus expectativas en la meta final – en cuanto pierdan sus tantos kilos (y muchos) allí seguramente les llegará la felicidad y satisfacción.
Pero es un camino a veces largo de hacer y hay que vivirlo sin perder el encanto del día a día.

La nueva dieta potencial debe que centrarse en una recompensa positiva inmediata: hay que buscar una alimentación sana que te gusta y que sea práctica para ti.
Igual es imprescindible buscar un punto de satisfacción y de reconocimiento propio cada vez. Cuando tienes que frenarte y rechazar alimentos prohibidos y poco sanos.
Reconocer pequeños logros, experimentar unos gustos raros y novedosos, descubrir diferentes placeres y sensaciones relacionados con la dieta.
A final de todo el régimen al que tú te apuntas, no es tu enemigo – es tu aliado, es tu oportunidad y tu aprender.
La dieta sana no es solo sobre comer alimentos saludables es sobre comer alimentos saludables que te gustan y disfrutas.

Por ejemplo:
Todos sabemos que para estar sano y adelgazar hay que tomar mucha verdura y fruta. Pero hay gente que no lo tolera, no les gusta o lo asocian con algo negativo.
Entonces hay que crear algo intermedio – centrarse en las proteínas, ciertos hidratos y suplementos nutricionales y mientras tanto re-inventar nuevas formas de disfrutar la verdura y fruta que seguramente existen.
Estas y otras técnicas y métodos de re-educación alimentaria os vamos a presentar dentro nuestro próximo ciclo de talleres.

Los datos de ésta publicación se basan en los estudios publicados en Journal of Health Psychology (Kiviniemi & Brown-Kramer, 2015).

 

 

 

 

 

 

 

Comparte este artículo en: